Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘27 de octubre’

Daniel Filmus o Pino Solanas

Entre la coherencia y el oportunismo *

 

En Capital Federal las encuestas marcan  paridad para la banca de senador por la minoría entre Daniel Filmus y Pino Solanas.

¿Por qué pedimos el voto por Filmus? Porque tiene una trayectoria coherente, seria y consecuente dentro del campo nacional y popular. Ejemplo de ello son, entre otros, su decidido impulso al crecimiento del presupuesto educativo como Ministro de Educación y su participación activa en la Ley de Glaciares como Senador Nacional.

No es así la del candidato Pino Solanas, que ha ido cambiando de cineasta de la izquierda peronista (recordamos su película “La Hora de los Hornos”) o sobre el exilio político durante la última dictadura, a las propuestas de la “derecha republicana”, aquella que escudada en la denuncia permanente sobre corrupciones públicas se olvida de la corrupción de todos los días de los poderosos contra el pueblo, de aquellas injusticias sociales contra las que en su momento decía que luchaba.

Más contradictorio aún es que declarándose en la actualidad como de izquierda  se alíe  en un frente con personajes de la derecha.

Su caracterización del Gobierno Nacional como “el enemigo a vencer” hace que para él todos los caminos sean válidos, hasta transar con las fuerzas más retrógradas como hizo Proyecto Sur en el Congreso, o en la calle durante la 125 marchando del brazo de la Sociedad Rural.

Ahora se ha embarcado en un frente oportunista con Elisa Carrió, quien se destaca por sus exabruptos, ampliamente difundidos por los medios monopólicos, aunque nunca se prueben. Pero si ella no ha cambiado – y en su deriva a la derecha puede aliarse con un neoliberal como Prat Gay, representante de los intereses financieros internacionales – la posición de Pino Solanas brilla por su falta de coherencia y seriedad.

No es que el Gobierno Nacional no cometa errores. Sin dudas todo gobierno los tiene, pero todos los avances en lo económico, en lo social y en lo político, que pretendemos continúen en el camino ya abierto, sufriría un serio retroceso si el Congreso Nacional pasase a estar dominado por la oposición.

No se confunda, si usted  tiene sensibilidad social, para Senador Nacional vote a Daniel Filmus.

  

* Este volante fue repartido por personas que entendían aportar su apoyo a las candidaturas del FpV el martes 15 de octubre sobre las 19 horas en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

Read Full Post »

El kirchnerismo en la nueva etapa

Por Eduardo Jozami
     No es bueno vender la piel del oso antes de cazarlo. La remanida sentencia vale para quienes, partiendo del resultado electoral desfavorable para el kirchnerismo, anuncian ya el advenimiento de un nuevo ciclo político. El surgimiento de una figura en ascenso con una propuesta engañosa destinada a ganar adeptos dentro y fuera del peronismo no basta para construir una nueva mayoría de gobierno, a pesar del notable apoyo mediático con que cuenta el candidato que obtuvo el mejor resultado en la provincia de Buenos Aires. Aunque ya algún dirigente de la CGT que llaman oficialista se apresuró a declarar que, si en el 2015 gana otro sector político, estaría dispuesto a acompañarlo –expresando una novedosa concepción de la democracia, que consistiría en apoyar siempre al vencedor– no parece que el anunciado éxodo hacia el massismo vaya a producir los efectos en cascada que algunos anuncian. El Gobierno retiene los bloques legislativos mayoritarios y gobernadores e intendentes kirchneristas priorizan, todavía, por sobre todas las cosas, su relación con el gobierno nacional.
     Cuestionamientos a la gestión de la Presidenta y señalamientos de asignaturas pendientes pueden haber tenido incidencia en el resultado electoral, pero ninguno de ellos hubiera sido decisivo si la oposición no hubiera instalado con éxito en el imaginario colectivo esa idea de fin de ciclo. Las nuevas cifras que indican un mayor crecimiento de la economía permiten rechazar los augurios de quienes señalaban el agotamiento de las capacidades distributivas del modelo kirchnerista y, por otro lado, las políticas de expansión de derechos parecen haber ganado fuerte consenso en la sociedad.   Sin embargo, la dificultad para analizar y proponer alternativas para la renovación presidencial impidió imaginar claramente un horizonte de futuro. Demonizando una reelección que nunca llegó a proponerse formalmente, la oposición encontró una consigna unificadora, mientras el kirchnerismo dejaba de hablar del tema pero no encontraba el modo de proyectarse hacia una nueva etapa.
     Quizás algo puede hacerse en este sentido antes del 27 de octubre, porque frente a la ofensiva opositora no basta con abroquelarse en la defensa, es necesario alumbrar la perspectiva de la continuidad. La idea de que el gobernador de Buenos Aires se consolidaba como candidato excluyente con su presencia en la campaña de Insaurralde no puede considerarse seriamente. En el kirchnerismo existen otros precandidatos a la presidencia, como el gobernador de Entre Ríos que hizo una excelente elección, y no tardará en plantearse la pregunta acerca de cómo habrá de definirse esta candidatura del partido de gobierno.
     En la ciudad de Buenos Aires, donde el pálido desempeño en la elección contribuye a dificultar aún más la proyección presidencial de Mauricio Macri, la novedad fue la acumulación de votos de Unen, que reunió al importante electorado de origen radical que en los años recientes no encontraba una definitiva ubicación. Es evidente que no existe en esa alianza un proyecto común que vaya más allá del ánimo oposicionista. La rehabilitación de Carrió se explica porque expresa mejor que ninguna ese discurso cacerolero cercano al cualunquismo político que revive el más rancio antiperonismo. Los esfuerzos de Solanas por acompañarla no dieron resultado porque los antecedentes del cineasta le impiden desempeñar con coherencia ese papel y ello explica una merma de votos que hubiera dificultado su consagración como senador si no hubiera sido arrastrado por el crecimiento de los sufragios logrados por la eterna profetisa del apocalipsis.
     Pero el crecimiento del agrupamiento que, contra toda evidencia, La Nación y Clarín insisten en ubicarlo en el centroizquierda, no puede explicarse sin considerar la metodología elegida para designar a los candidatos. La interna abierta permitió a Unen ocupar el centro de la escena con la confrontación entre sus precandidatos y reunir un conjunto de figuras con cierta convocatoria que ninguna lista por separado hubiera logrado nuclear. Ocultó también, en buena medida, el carácter de rejunte de un conglomerado sin acuerdos claros que se benefició ante el juicio de los electores con la adopción de un método participativo para la selección de candidatos. Como las PASO representaron un significativo avance en la democratización de la vida política y el mérito de la sanción de la ley corresponde enteramente al oficialismo, es difícil explicar que éste haya renunciado hasta hoy a una forma de integración de las listas que no sólo lograría un mayor consenso interno, sino que facilitaría la convocatoria a cierta periferia que oscila entre el apoyo al Gobierno y la crítica puntual a varias de sus políticas.
     El debate con esos sectores que critican al Gobierno desde la izquierda es crucial para obtener en la ciudad de Buenos Aires los votos que permitirían asegurar el ingreso del primer candidato a senador. Pero, además de esta búsqueda de votantes –tarea prioritaria hasta el 27 de octubre–, cabe señalar que la discusión con todos los que acompañaron en otro momento al kirchnerismo y esta vez no lo hicieron es de una importancia crucial para la nueva etapa, como se ha señalado desde Carta Abierta en estos días. Hay que recomponer una mayoría que apoye la profundización del proceso y eso requiere, sin duda, fortalecer el núcleo duro militante, pero también dialogar con todos los que no tienen razones para oponerse a este proyecto de transformación.
     La provincia de Buenos Aires sigue siendo el ámbito principal de la contienda, no sólo por su incidencia en el total nacional, sino porque allí puede fortalecerse o debilitarse quien se ha convertido en principal figura de la oposición. Las propuestas dadas a conocer por Massa en los últimos días alejan ya cualquier duda sobre su condición de opositor y, además, tienen un sabor noventista que excluye cualquier posible afinidad con el kirchnerismo. El discurso ante los empresarios ofreciendo la posibilidad de que los bancos vuelvan a tener acceso al sector de las jubilaciones y las propuestas sobre seguridad, que recuerdan las de Blumberg, muestran cuán poco hay de nuevo en quien se ofrece como candidato de una renovación.
     Por eso, es necesario preguntarse si la campaña en la provincia reflejó esta profunda contradicción entre los dos proyectos. En lo que viene, a mi juicio, se trata menos de seguir con una campaña de tono amable que muestre las virtudes de nuestro candidato que de enfatizar, sin ahorrar la dramaticidad del momento que se vive, el profundo riesgo que implica toda victoria electoral de quienes añoran los tiempos del neoliberalismo.
     Los guarismos que en la mayoría de los distritos nos fueron desfavorables no alteran la condición deúnica fuerza política nacional del Frente para la Victoria. Tampoco es hoy menos nítido el contraste entre la incoherencia de los alineamientos partidarios unidos por la corporación mediática y el impresionante saldo de transformaciones que han producido en diez años los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. La fuerza política que devolvió la condición ciudadana a millones de argentinos hambreados y humillados a comienzos de siglo, que recuperó la dimensión del valor Justicia terminando con la impunidad de los genocidas, que restableció nuestra dignidad de latinoamericanos dejando atrás las relaciones carnales, tiene aún mucho resto para seguir transformando este país y Cristina sigue siendo la líder natural de este proceso. No hay razón entonces para mensajes derrotistas, pero hace falta, para asegurar esa continuidad posible y necesaria, comprender que es necesario rectificar errores y enfrentar los temas pendientes con mayor incidencia social.   Además, será poco todo lo que se haga por avanzar en la construcción política, con disposición al debate y criterio abierto y convocante, no sólo para mejorar los guarismos el 27 de octubre sino para afirmar la proyección futura del movimiento que construyó una nueva época en la política argentina.
Fuente: Página 12, 18.08.13

Read Full Post »

A DOS AÑOS DE LA MUERTE DEL EX PRESIDENTE

El recuerdo de Kirchner

El compañero, el presidente

Por Alejandro Demichelis *

Hace dos años, centenares de miles despedíamos a este gran hombre, sencillo y desacartonado, gran compañero, gran presidente.

Llegó y en su primera intervención dejó perplejos a millones de argentinos que lo escuchábamos en la Plaza del Congreso, en los bares, en las casas: “Formo parte de una generación diezmada, castigada con dolorosas ausencias; me sumé a las luchas políticas, creyendo en valores y convicciones que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada”.

Sus palabras acompañaron sus políticas de gobierno: renovación de la Corte Suprema, derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, juicio a los genocidas, generación de trabajo, nueva Ley Nacional de Educación y más inversión en educación, fortalecimiento de la relación con los países de América latina, freno al intento de implementar el ALCA, valoración de la juventud como motor de las transformaciones… los hechos fueron centenares…

El, que se proclamó hijo de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, expresó estas palabras que nos conmovieron: “Como presidente de Argentina, vengo a pedir perdón en nombre del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades”, palabras que vinieron a refundar la democracia argentina.

Aquel 27 de octubre de 2010 nos dolió al alma, el corazón, la cabeza… se iba un presidente que por primera vez desde 1983 había puesto la política en su justo lugar: siendo él quien definía los destinos de la economía, quien ejercía el mando de comandante en jefe, quien decidía la política exterior, quien no se subordinó a los grupos económicos, mediáticos y de poder.

Estos días, el sentimiento es de profunda alegría y agradecimiento. Alegría por todo lo que sembró, agradecimiento por habernos devuelto la esperanza a un pueblo castigado, sufrido, diezmado.

“Vengo a proponerles un sueño: quiero una Argentina unida, quiero una Argentina normal, quiero que seamos un país serio, pero, además, quiero un país más justo. Anhelo que por estos caminos se levante a la faz de la Tierra una nueva y gloriosa Nación: la nuestra.”

Estos días festejamos en las plazas del país a este hombre, a este compañero, a este presidente que se quedó para siempre con nosotros.

* Secretario de Prensa de la Confederación de Trabajadores de la Educación Argentina (Ctera).

/ / /

El sueño colectivo

Por Oscar González *

Hace dos años, mientras miles de personas llegaban a la Casa Rosada para expresar su dolor y rendir tributo a la memoria de un hombre excepcional, un lúcido testigo y protagonista privilegiado de las transformaciones experimentadas por nuestro país en la ultima década decía que Néstor Kirchner les había devuelto la autoestima a los argentinos. Era el entonces presidente Lula da Silva, que había compartido con él una etapa inédita para la región, caracterizada por la emergencia de gobiernos progresistas en casi todos los países y por la materialización de la tantas veces proclamada integración latinoamericana.

La conmoción provocada por la repentina desaparición de Kirchner hizo que millones de argentinos valoraran en su verdadera dimensión la importancia de este hombre llano, abierto, valiente y convencido, que renegaba de la grandilocuencia y la solemnidad, pero que con sus acciones dejó marcas indelebles en la historia nacional.

Néstor Kirchner fue el presidente justo en el momento preciso. Para una Argentina diezmada por la aventura neoliberal, quebrada por una lacerante fractura social y abrumada por la impotencia o la complicidad de sus gobernantes con los poderes concentrados, esa recreación de la autoestima estaba necesariamente asociada a la posibilidad de construir un futuro en común, contradiciendo de ese modo el “sálvese quien pueda” heredado de la década anterior.

Esa posibilidad, como lo advirtió y reafirmó rápidamente Kirchner, iba de la mano de la recuperación de la política como herramienta de transformación, como ámbito de debate y decisión, como instancia donde el interés general prevalece sobre el privilegio sectorial. La famosa transgresión que caracterizó su actitud no fue mera iracundia sino serena indignación frente a la injusticia, y por ello desde 2003 pasó al olvido aquel mandato neoliberal que asignaba a la política el papel de mera facilitadora y garante del fundamentalismo de mercado.

Como encarnación de esa desobediencia, con decisiones inesperadas que sorprendieron a propios y extraños, Kirchner fue cimentando la nueva etapa institucional argentina, signada por una creciente participación social y política, que fue el inicio de un largo itinerario de reformas irreversibles y ampliación de derechos que continúan desplegándose hoy en las iniciativas de Cristina Fernández.

La autoestima de que hablaba Lula no era vanidad ni arrogancia. Era confianza en las capacidades y la propia fuerza. Era, y es, la convicción de que es posible avanzar, construir un destino y crecer como sociedad y como país. Es, finalmente, la decisión de animarse a encarnar un sueño colectivo, rechazando el mandato del poder que prescribe sólo la resignación. Ese es el gran legado de Néstor Kirchner.

* Dirigente de la Confederación Socialista Argentina. Secretario de Relaciones Parlamentarias del gobierno nacional.

 / / /

Era de las plazas y de las calles

Por Fernando “Chino” Navarro *

En la Plaza saltó las vallas y destruyó el protocolo. En la Plaza se lastimó la cabeza y siguió estrechándose con la gente, plantado sobre sus mocasines. Néstor era de las plazas, de las calles, de los barrios, de los lugares que habita día a día el pueblo. Así lo recuerdan los vecinos lomenses de La Loma y El Faro cuando caminó junto a ellos desde el jardín de infantes hasta la Plaza de la Paz. Los miles de testimonios que recibimos para su película corroboran que él, como señaló Alejandro Dolina, “se atrevió a recorrer el camino que nadie se atrevía a transitar, y que parecían alejarse de la concurridas avenidas centrales que recomendaban los poderosos del mundo global, y se metió entonces por unas callecitas ya olvidadas, cuyos nombres sólo se pronunciaban en foros estudiantiles, o en las reuniones de obreros soñadores, y en rincones que siempre estaban alejados del poder político”. Se metió por esas callecitas en cada decisión que tomó y en cada paso que dio.

Era de las plazas y de las calles en las buenas y en la adversidad.

El 14 de junio de 2008, Néstor Kirchner estuvo en la Plaza junto a las argentinas y argentinos que nos movilizamos para defender al gobierno de Cristina. El 28 de junio de 2009, luego de la derrota electoral, Néstor vino a debatir a Parque Lezama a un plenario abierto convocado por Carta Abierta. Recuerdo que aquella vez ingresó caminando en medio de aplausos, se quedó en el medio del anfiteatro aplaudiendo con nosotros y así estuvimos, un larguísimo minuto, aplaudiendo sin parar, quizá tomando conciencia de que nos disponíamos a remontar una cuesta que nos querían dibujar como infranqueable.

Los hogares, las calles y las plazas fueron testigos del amor de su pueblo aquel día de censo nacional en que amanecimos con la noticia de su muerte. Aunque no terminamos de sobreponernos a la pérdida, seguimos adelante liderados por Cristina, construimos una victoria electoral inolvidable y, en medio de una crisis mundial sin precedentes, seguimos sosteniendo esta nueva patria y enfrentando los obstáculos que día a día nos ponen las minorías que no quieren desprenderse de sus privilegios.

El linchamiento mediático sigue, con más desparpajo, mintiendo sin rubor, procurando horadar cada día el consenso del gobierno, apostando a cada instante a su derrota.

Creían que una victoria de Capriles sería la llave que abriría la puerta a un retroceso del renacimiento de Sudamérica, como alguna vez lo fue el golpe a Salvador Allende en Chile. Pero el pueblo venezolano les dijo no, por el mismo porcentaje que obtuvo Cristina Kirchner en nuestra patria.

Sabemos que son muy poderosos. Sabemos que tienen mucho para perder. Sabemos que harán lo imposible para defender sus intereses. Si en el pasado desaparecieron, mataron, robaron, mintieron, enajenaron el patrimonio nacional, ¿qué nos puede asombrar de lo que sean capaces ahora para terminar con este proyecto?

Por eso, el mejor homenaje que le podemos brindar a Néstor Kirchner es ganar las plazas y las calles de todas las ciudades y pueblos de nuestra patria. En las plazas donde juegan los pibes, matean nuestras familias y ensayan o actúan nuestros artistas. En las calles que se llenan de gente que sale a pasear, a hacer las compras, a trabajar o a hacer lo que quedó pendiente de la semana. Allí, Néstor tiene que estar desde nosotros, que tenemos el desafío de construir el Néstor colectivo.

No es una tarea que nadie deba acaparar: allí debemos estar las mil flores, unidos y organizados, demostrando que los jóvenes, los trabajadores, las mujeres, los jubilados, los estudiantes y todos aquellos que luchan por más y mejores derechos nos sentimos expresados por este proyecto.

Nos encontraremos desde el compromiso militante y la alegría en cada rincón de nuestra Nación, demostrando que estamos de pie y preparándonos para demostrar, cuando sea necesario, que hay una multitud dispuesta a dejar en claro que no queremos volver al pasado, que no hay poder ni privilegio que nos aparte del desafío de ir por más. Será la mejor manera de reafirmar que somos consecuentes con la enseñanza y el legado de Néstor Kirchner.

* Diputado provincial por el Frente para la Victoria.

Read Full Post »

Aldo Ferrer                                             Miguel Angel Estrella

Ambassadeur de la République Argentine        Délégué Permanent de la République Argentine

en France                                                            auprès de l’Unesco

 

vous prient d’assister à l’acte de conmémoration du premier anniversaire

du décès de l’ancien Président de la République Argentine

 

    Néstor Kirchner

 

Le jeudi 27 octobre 2011 à 18h30

        Ambassade d’Argentine – 6 rue Cimarosa – 75016 Paris

Read Full Post »