Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘11. Ciudad de Buenos Aires’ Category

Daniel Filmus o Pino Solanas

Entre la coherencia y el oportunismo *

 

En Capital Federal las encuestas marcan  paridad para la banca de senador por la minoría entre Daniel Filmus y Pino Solanas.

¿Por qué pedimos el voto por Filmus? Porque tiene una trayectoria coherente, seria y consecuente dentro del campo nacional y popular. Ejemplo de ello son, entre otros, su decidido impulso al crecimiento del presupuesto educativo como Ministro de Educación y su participación activa en la Ley de Glaciares como Senador Nacional.

No es así la del candidato Pino Solanas, que ha ido cambiando de cineasta de la izquierda peronista (recordamos su película “La Hora de los Hornos”) o sobre el exilio político durante la última dictadura, a las propuestas de la “derecha republicana”, aquella que escudada en la denuncia permanente sobre corrupciones públicas se olvida de la corrupción de todos los días de los poderosos contra el pueblo, de aquellas injusticias sociales contra las que en su momento decía que luchaba.

Más contradictorio aún es que declarándose en la actualidad como de izquierda  se alíe  en un frente con personajes de la derecha.

Su caracterización del Gobierno Nacional como “el enemigo a vencer” hace que para él todos los caminos sean válidos, hasta transar con las fuerzas más retrógradas como hizo Proyecto Sur en el Congreso, o en la calle durante la 125 marchando del brazo de la Sociedad Rural.

Ahora se ha embarcado en un frente oportunista con Elisa Carrió, quien se destaca por sus exabruptos, ampliamente difundidos por los medios monopólicos, aunque nunca se prueben. Pero si ella no ha cambiado – y en su deriva a la derecha puede aliarse con un neoliberal como Prat Gay, representante de los intereses financieros internacionales – la posición de Pino Solanas brilla por su falta de coherencia y seriedad.

No es que el Gobierno Nacional no cometa errores. Sin dudas todo gobierno los tiene, pero todos los avances en lo económico, en lo social y en lo político, que pretendemos continúen en el camino ya abierto, sufriría un serio retroceso si el Congreso Nacional pasase a estar dominado por la oposición.

No se confunda, si usted  tiene sensibilidad social, para Senador Nacional vote a Daniel Filmus.

  

* Este volante fue repartido por personas que entendían aportar su apoyo a las candidaturas del FpV el martes 15 de octubre sobre las 19 horas en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

Read Full Post »

J Taiana

“La Ciudad merece una mejor administración”

El ex canciller planteó que “hay que reconciliar” a los porteños “con el proyecto nacional que está transformando el país”. Abogó “por una ciudad más inclusiva”.

Por Santiago Rodríguez

La rutina diaria de Jorge Taiana cambió abruptamente en cuestión de horas. De participar como “un militante más” en la campaña kirchnerista, el ex canciller pasó a ser el primer candidato a legislador local y se convirtió así en uno de sus protagonistas. “El Frente para la Victoria expresa los mejores y más legítimos intereses de la mayoría de los porteños”, declaró a Página/12 ayer, en un alto de la sesión de fotos que le hicieron para ilustrar los afiches que estos días empezarán a verse en las calles de la Ciudad de Buenos Aires. Además, criticó la gestión macrista y advirtió sobre la disparidad de visiones de los integrantes de Unen. Mañana hará su primera aparición como candidato junto a la presidenta Cristina Fernández en una visita a la Villa 31.

–¿El adversario a vencer en la Ciudad es el PRO o Unen?

–Nosotros tenemos que ganarles a todos porque creemos que el Frente para la Victoria tiene una visión de cambio a nivel nacional, pero también una propuesta para la Ciudad superior a la de Macri y la de Unen, que tampoco sabemos bien qué proponen porque tienen todos visiones muy distintas.

–¿Por qué el peronismo y el Frente para la Victoria nunca terminan de hacer pie en la Ciudad?

–Históricamente la Ciudad nunca se ha inclinado por el peronismo y tiene, además, una tradición de tener una posición diferenciada del país. Sin embargo, creo que la mayoría de los porteños tiene una vocación solidaria y una perspectiva progresista, por eso hay un trabajo importante que hacer para reconciliar a esa mayoría de porteños con el proyecto nacional y popular que está transformando el país.

–¿Cómo se reconcilia a esa mayoría?

–Dialogando, conversando y aunando voluntades. A nivel nacional tenemos realizaciones para mostrar y la Ciudad merece una mejor administración y una mejor calidad de vida. Buenos Aires tiene un producto bruto y un ingreso per cápita propio de una ciudad desarrollada y, sin embargo, no tiene ni servicios ni una calidad de vida similares a los de una ciudad desarrollada; faltan obras, hay atraso en infraestructura y la Ciudad no es amistosa para sus habitantes.

–¿Qué lectura hace del resultado de las primarias en la Ciudad?

–Las primarias son un anticipo. Hay muchos porteños con disposición de votar al Frente para la Victoria a los que debemos persuadir.

–¿Qué debería hacer el Frente para la Victoria para consolidar el voto del 11 de agosto y mejorar su desempeño?

–Hay que redoblar la voluntad militante de todos los que apoyamos al Frente para la Victoria y llegar a todos los rincones, hablar con todos. En el cierre de listas se vio un ambiente de entusiasmo y ese entusiasmo hay que volcarlo a la calle y acompañarlo con una actitud de diálogo. Tenemos que escuchar lo que dicen los porteños sobre sus problemas y las dificultades de su vida cotidiana.

–¿Qué ejes se plantea para la campaña?

–Hemos estado conversando con Juan Cabandié y con Daniel Filmus. Ellos han venido trabajando y se trata de hacer una campaña que se acerque más a la gente, no de aparatos ni sólo dirigida a la propia fuerza.

–¿Tenía expectativas de ser candidato a legislador porteño?

–En realidad no, pero surgió la posibilidad y me pareció que era mi contribución militante. Es un momento político importante para el Frente para la Victoria. Es un desafío interesante sumar votos para tener más voces del Frente para la Victoria en la Legislatura y para aportar a las listas de diputados y de senadores.

–En el cierre de las listas nacionales se habló de cierto disgusto del Movimiento Evita. ¿Qué fue lo que realmente pasó?

–Todos los cierres de listas tienen sus cosas. No creo que haya que volver sobre eso. Ahora estamos trabajando en esto y lo que tenemos por delante es un desafío distinto.

–¿Por qué sería necesaria una mayoría kirchnerista en la Legislatura?

–Porque el Frente para la Victoria expresa los mejores y más legítimos intereses de la mayoría de los porteños. Cuanto mejor representados estemos, mejor podremos incidir para tener una ciudad que no se conciba, como ahora con la gestión de Macri, aislada del ámbito metropolitano; una ciudad que sea más inclusiva y no expulsora y excluyente como ahora.

–¿Por qué alguien que quisiera apoyar el proyecto nacional debería votar la lista que usted encabeza en lugar de la de Alternativa Popular, que también lleva a los candidatos del kirchnerismo para el Congreso nacional?

–La lista que encabezo tiene un fuerte anclaje en ese proceso, expresa el núcleo peronista del mismo, que ha venido trabajando desde el principio de este proceso o incluso de antes.

–¿Le resta chances a la lista de legisladores del Frente para la Victoria que haya una colectora encabezada por Pablo Ferreyra?

–No. Lo que estamos tratando de demostrar es que la vocación frentista del peronismo se mantiene intacta. Estamos mostrando una sensibilidad para recoger distintas experiencias y tratar de expresarlas.

–¿Pensó alguna vez en la posibilidad de candidatearse a jefe de Gobierno?

–Siempre he tenido compromiso con los asuntos de la Ciudad; nací y he vivido años en la Ciudad y conozco bastante de sus problemas. En el 2015 va a haber un debate sobre la Jefatura de Gobierno y el objetivo político es que el Frente para la Victoria esté en condiciones de hacer una propuesta que pueda ser ganadora.

Fuente: Página 12, 08.09.13

Read Full Post »

El liberalismo y el conflicto social

Por Aritz Recalde 

Por indicación del Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Policía Metropolitana  reprimió violentamente a un grupo de personas que se oponían a la implementación de una obra en terrenos del Hospital Borda.

La actitud del gobierno porteño, reactualiza los postulados históricos que implementó la derecha liberal argentina. Cuando decimos “actitud” queremos resaltar dos cuestiones:

–       El ACCIONAR VIOLENTO y desmesurado de la Policía Metropolitana.

–       La JUSTIFICACIÓN DEL HECHO VIOLENTO que realizó el gobierno de la Ciudad.

La derecha y el conflicto social

Luego de producidos los hechos, Macri dio una conferencia de prensa y justificó la represión. Su discurso se orientó a persuadir a su electorado, de que la Policía Metropolitana cumplió el mandato de la mano dura que caracteriza a la derecha liberal. La policía actuó respetando el mandato de dicha ideología que:

  • Considera de manera negativa la intervención del Estado en las carteras sociales. En particular, se opone a aquellas instituciones cuya finalidad es mejorar las condiciones de los grupos sociales y culturales más débiles y desfavorecidos.
  • Entiende que el conflicto político es “antisocial” y pernicioso para el sistema de poder establecido.
  • Promueve la aplicación de la fuerza, sobre la potencial concertación y negociación democrática, para resolver los conflictos.
  • Organiza cuerpos institucionales conducentes a ejecutar excesos, violando códigos y leyes procesales.

La Ciudad de Buenos Aires está tranquila, se reprime “solamente” a los “grupos más débiles”

“Hombres que generosamente no quieren consentir que la lucha por la existencia acarree á algunas personas los males que son consecuencia lógica de su incapacidad y mala conducta, son bastante crueles para amargar más la vida de otras personas, infligiéndoles tanto á ellos como á otras familias males artificiales”. Herbert Spencer

La Policía Metropolitana reprimió en un hospital psiquiátrico del Estado, cuya característica fundamental es que se orienta a un grupo social sumamente frágil. En este contexto, se disparó brutalmente contra médicos y pacientes.

Este hecho, debería haber formado parte de una autocrítica en la conferencia de prensa que dio Macri. Por el contrario, ni se lo mencionó. Posiblemente, el Jefe de Gobierno comparta la opinión de Herbert Spencer de que no corresponde al Estado desarrollar políticas sociales sobre los grupos más débiles, ya que eso sería contrariar la “lucha por la existencia”.

Pareciera, que no hay que inquietar a su electorado de clase alta, con temas propios de los pobres que van al hospital público. Incluso, podemos suponer que Macri comparte la preocupación de Spencer que se oponía a la intervención del Estado, ya que ¿no es cruel aumentar el dolor de la mejor parte de la humanidad para ahorrar penas á la parte que menos auxilio merece?.

En definitiva, para el liberalismo los grupos vulnerables no tienen derechos ya que no pueden pagarlos. Tal es así, que el cierre de un taller de un hospital, el mal estado de su infraestructura o la brutal represión sobre su personal, no son cuestiones consideradas “prioritarias” para la dirigencia de la Ciudad de Buenos Aires. Lo más terrible, es que da la sensación de que el electorado de Macri, a quién le dirigió la conferencia de prensa, tampoco se desvela por el asunto.

La Ciudad sin conflictos es PRO

“La pobreza de los incapaces, la angustia de los imprudentes, la miseria de los holgazanes, ese soterramiento de los débiles por los fuertes obedece á los decretos de una benevolencia inmensa y previsora”. Herbert Spencer

Pese a los reclamos de los miembros del hospital Borda, de la comunidad y de la dirigencia política y sindical, el gobierno respondió con una inusitada violencia. Frente a un reclamo por más parcial que sea, la derecha reacciona buscando suprimir cualquier iniciativa de cambio. Para “resolver” un problema, la derecha directamente lo intenta suprimir violentamente.

A lo largo de la historia, estas corrientes políticas promovieron la conformación de instituciones policiales que operaron fuera de la ley. No es la primera oportunidad en la cual las fuerzas de seguridad reprimen violentamente a la sociedad civil. Solamente por citar algunas situaciones, se debe recordar la tarea del coronel Ramón Falcón que reprimió manifestaciones y asesinó a dirigentes políticos anarquistas. Otra situación, fue la del Jefe de Policía relevado Antonio Navarro, que durante la tercera presidencia de Perón, se movilizó y derribó al gobernador de Córdoba Ricardo Obregón Cano.  Más recientemente, se debería recordar que Alfredo Fanchiotti asesinó a Maximiliano Kosteki y a Darío Santillán, a plena luz del día.

La Policía Metropolitana reitera un comportamiento típico del liberalismo argentino, que intenta suprimir los conflictos surgidos en el seno de la democracia, por intermedio del accionar de la represión y de la violencia.

06.05.13

Read Full Post »

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Multitudinaria marcha

contra la represión en el Borda

Durante un acto frente a la Jefatura de Gobierno porteño, el titular de ATE-Capital, José Luis Matassa, exigió el “juicio político” a Mauricio Macri y la renuncia del ministro de Seguridad comunal, Guillermo Montenegro, responsable de la Policía Metropolitana que reprimió a pacientes y trabajadores del hospital neuropsiquiátrico de Barracas, quienes resistían la demolición de un taller para la construcción de oficinas del Ejecutivo comunal. “El centro cívico es la punta del iceberg del negocio inmobiliario”, denunció el gremialista ante miles de manifestantes de organizaciones gremiales, políticas y sociales.

“No pueden llevar adelante el negocio inmobiliario si no lo acompañan con la fuerza de la infantería que nos reprimió”, enfatizó Matassa, quien fue uno de los sindicalistas que estuvo en el Borda la mañana en que se desató la violencia de la Policía Metropolitana.

“Fue una represión que dejó 20 pacientes heridos, otras 60 personas lastimadas y ocho miembros de ATE-Capital detenidos”, enumeró y remarcó que tanto su gremio como las organizaciones que apoyan la demanda no permitirán que se concrete “el negocio inmobiliario que quieren hacer en el Borda y en (los hospitales) Ramos Mejía y Rawson”.

Varios gremios adhirieron a la movilización. Los docentes porteños pararon y los metrodelegados levantaron los molinetes hasta el mediodía. También, estuvieron presentes los gremios de prensa como Utpba y Argra; las Madres de Plaza de Mayo y el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, entre otros dirigentes. “Más allá de los matices, contra la represión del gobierno de Macri todos juntos los trabajadores decimos basta de represión”, subrayó Matassa.

Fuente: Página 12, 01.05.13

Read Full Post »

 

Las inundaciones

y la relación sociedad-naturaleza

Los políticos deberán reflexionar sobre la relación compleja

entre el supuesto “dominio de la naturaleza” y la sociedad contemporánea.

 Las aguas han bajado y han dejado a la intemperie, a la vista de toda la opinión pública, un escenario dantesco. Más de medio centenar de vidas ahogadas por la sinrazón de un fenómeno, según los expertos, no tan impredecible. Esta vez el drama de las inundaciones comenzó en la madrugada del martes en la capital, dejando bajo las aguas una amplia zona de los barrios de Saavedra, Núñez, Belgrano, Villa del Parque, Urquiza, Mataderos y otras zonas de la ciudad construidas por encima de la cuenca hídrica del arroyo Medrano, del arroyo Vega, del Maldonado y el Cildáñez. Según pasaban las horas y se incrementaban las lluvias, la catástrofe invadió las rutinas de miles de hogares en la ciudad de La Plata, sembrando destrucción y muerte.
Desde el miércoles a primera hora del nuevo día la información del desastre hídrico se ocupaba de las barriadas anegadas, de los cientos de desaparecidos y de los muertos que flotaban en la ciudad de las diagonales y barrios periféricos. Según pasaban los días, la agenda de los medios le puso nombre y apellido a la decena de víctimas, y los responsables de los operativos y los centros de evacuados fueron el foco de atención periodística.
Los discursos de los funcionarios y las medidas para morigerar los dramáticos efectos de la tragedia, fueron acompañados por una marea de solidaridad durante todo el fin de semana que mostró las reservas morales y la sensibilidad del común de la ciudadanía.
Pero para que las decenas de muertos inocentes no hayan sido en vano, la sociedad toda y muy particularmente los políticos y los empresarios de la construcción vial e inmobiliaria que en lo cotidiano transforman el entramado urbano de nuestras ciudades, deberán reflexionar sobre la relación compleja entre el supuesto “dominio de la naturaleza” y la sociedad contemporánea.
Pero qué dicen los especialistas y qué advirtieron desde hace años en sus investigaciones sobre el fenómeno de las inundaciones en el Área Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires (AMBA). En su monografía “Los aspectos económicos de las inundaciones”, el economista especializado en temas de economía, sociedad y medio ambiente Héctor Sejenovich, investigador del Instituto Gino Germani,  afirma: “Las inundaciones aparecen como catástrofes imprevistas que afectan a personas y bienes. Sin embargo el grado de predecibilidad es un elemento susceptible de discusión. En general su ocurrencia no es previsible con exactitud temporal, pero puede anticiparse la existencia de un nivel de potencial conflicto.”
En el caso del AMBA, hay coincidencias entre los distintos investigadores al considerar que constituye una unidad funcional conformada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los 19 partidos del Gran Buenos Aires, que ha sido afectada por la ocupación indiscriminada de tierras por una urbanización caótica basada en la lógica de la ganancia y por la falta de controles eficientes, y una inexistente elaboración de una matriz que tome en cuenta las diversas ecozonas del Área Metropolitana, cuyo objetivo sea garantizar las necesidades de la población limitando la puja de intereses privados y midiendo sus efectos nocivos.
En la investigación “El medio construido y las inundaciones en el conglomerado de Buenos Aires”, Diana Durán y Gustavo Buzai expresan que “las condiciones de drenaje en relación con la expansión urbana, hicieron a la Ciudad altamente vulnerable al problema de las inundaciones” agregando que “las alteraciones debidas al proceso de urbanización produjeron una alta y significativa degradación ambiental.”
En un artículo, Albini y Costa en 1988 elaboraron una evaluación económica y social que destacaba las condiciones desfavorables generadas por la localización de la Ciudad, respecto del escurrimiento superficial de las aguas hacia el Río de la Plata, que deberían haber sido objeto de mitigación a través de un adecuado sistema de drenaje. También contribuyó a aumentar la frecuencia y el nivel de las inundaciones, la pavimentación de las áreas de drenaje, que redujeron la infiltración y transformaron el escurrimiento, quedando la Ciudad convertida en una unidad impermeable.
Federovisky en 1985 expresó en otro trabajo “que la urbanización en las áreas tributarias de los arroyos capitalinos condujo a un incremento importante de los volúmenes a desaguar en momentos de lluvias importantes, para los cuales la infraestructura original no estaba preparada”, destacando que la limpieza y el mantenimiento de 27 mil bocas de tormenta y ocho kilómetros de ductos fueron privatizados, pero el control del Estado respecto a la eficiencia de dichos servicios ha sido muy débil. En síntesis, en el valioso trabajo investigativo del profesor Héctor Sejanovich se destacan varias definiciones: “La infraestructura emplazada en Buenos Aires históricamente no tuvo en cuenta los aspectos contradictorios de producción-degradación, utilizando la zona costera con total amplitud sin considerar las características totalmente predecibles del comportamiento del río.” Las ocupaciones de la llanura de inundación por una amplia infraestructura utilizando algunas de ellas los beneficios de residir cerca de las cuencas hídricas, no consideraron la ocupación temporal que la misma tiene de esa área. El reconocido sociólogo urbano Cristian Topalov en su libro La urbanización capitalista desarrolla con amplitud las consecuencias de la lógica de la ganancia en la utilización y extensión del negocio inmobiliario y las presiones y lobbys en la conformación del entramado urbano de las ciudades contemporáneas en favor de intereses privados.
Las preguntas de una precursora en las investigaciones de cuestiones urbanas Hilda Herzer en su libro Degradación y desastres urbanos de 1996, son emblemáticas y tienen una tremenda actualidad para que repensemos esa catástrofe llamada inundación: ¿Cómo se vinculan los desastres con la degradación ambiental urbana? ¿Qué actores sociales intervienen en los procesos de degradación y desastre? ¿Cómo se manifiestan las relaciones entre medio urbano y desastres en zonas centrales y periféricas de la ciudad?
Fuente: Tiempo Argentino, 07.04.13

Read Full Post »

¿Inundado o hundido?

– –

Por Hernán Brienza

– –

La inundación en la Ciudad de Buenos Aires puso al descubierto, de modo trágico, la ineficiencia del macrismo en la gestión de los problemas en la capital argentina. Pero no solo en el sentido de lo que no se hizo sino, fundamentalmente, en la forma descuidada en la cual el Jefe de Gobierno se dirigió a los damnificados y la opinión pública.

Y un día, un buen día, el relato macrista hizo agua por todos lados. Y no fue el Kirchnerismo el que desarticuló la construcción marketinera del Jefe de Gobierno porteño. Cayó por el propio peso de su ineficacia política –de acumulación de poder en la congruencia entre discurso y realidad- pero sobre todo por su ineficiencia en materia de gestión.

Evidentemente, el caudal de lluvia que cayó en la región bonaerense fue inusual: más de 160 milímetros en CABA, cuando la media es 70 mm por mes, aproximadamente. Por eso no son las causas de la inundación lo que vale la pena analizar en términos políticos, más allá de la imprevisión municipal y de las consecuencias de un negocio inmobiliario descontrolado. Son las respuestas políticas que dio el Jefe de Gobierno de la Ciudad tras la catástrofe.La primera conferencia de prensa que ofreció el intendente fue deficiente desde todo punto de vista: se defendió absurdamente culpando al gobierno nacional, tiró la pelota afuera, se mostró distante, tenso, insensible, y, lo peor, quebró el contrato tácito que tenía con su propia clientela electoral: defraudó a quienes lo habían votado. El relato macrista hizo agua por distintos motivos: 1) prometía equipos técnicos preparados para gobernar la ciudad y no pudo paliar siquiera las inundaciones; 2) acusaba al gobierno nacional por falta de colaboración, pero quedó al desnudo que el propio Macri decidió gastar su presupuesto en el Metrobús y en carreras de autos antes que en la obras del arroyo Vega, por ejemplo; 3) mostró poca o nula sensibilidad como para recorrer los barrios que habían sufrido la inundación; y 4) en un canto a la discriminación a favor de los sectores enriquecidos prometió subsidios solo para aquellos que tuvieran los impuestos pagos, es decir, que para los sectores más pobres con dificultades económicas para pagar los siderales aumentos de ABL por ejemplo.
Inexplicable: Macri quiere subsidiar a los sectores más favorecidos económicamente y dejar sin subsidios a los más pobres.

Solo en el planeta Macri algo así puede ser pensado. Hundido.
La actitud de Macri quedó más destemplada aún en horas de la tarde cuando la Presidenta en persona decidió recorrer las zonas afectadas haciéndose presente tanto en La Plata como en los barrios afectados de la CABA. Podría no haberlo hecho. Podría haber especulado con dejar hundirse solos al gobernador Scioli o al intendente Bruera o Macri en sus propios lodazales. Sin embargo, decidió tener una actitud de contención política para con los damnificados. Y lo hizo, incluso, dejando de lado las diferencias circunstanciales con el mandatario provincial.

Pero los errores de Macri fueron un cine en continuado. No hubo autocrítica en ningún momento por los errores cometidos desde su gestión, tampoco sobre el desdén por las denuncias de los vecinos de Saavedra sobre las inundaciones producidas por el shopping DOT.

Hay tragedias naturales que pueden fortalecer políticamente a un dirigente o debilitarlo, según como actúe antes, durante y después de esa catástrofe. Incluso, hay crisis que ni siquiera las coberturas mediáticas pueden ocultar. El destrato de  Macri con su propia clientela quebró el contrato que había hecho con muchos porteños que hoy reclaman que se vaya desde un lugar visceral. Es la respuesta antipolítica que parte de los electores a un discurso antipolítico.

Es decir, Mauricio Macri se cansó de tanto utilizar el discurso de la antipolítica. Sus argumentos eran que él no pertenecía a esa clase, que era empresario, que era nuevo, del lado de los vecinos y del hombre común, y le sirvieron para generar una empatía con un electorado que descree de la política y se refugia en una antipolítica de corte liberal libertario rayano a la falta de escrúpulos deloutsider. Pero hoy se relato se quebró: para los “vecinos” de Buenos Aires Macri pasó a formar parte de la clase política y cayó bajo el latiguillo de “son todos iguales de corruptos”, frasecilla histérica que sólo favorece a los intereses de los grupos económicos que devastan al Estado en contra, obviamente, de los ciudadanos.

Hoy Mauricio Macri gira en falso con su discurso antipolítico. Intenta reproducirlo y no hacerse cargo de sus propias responsabilidades. Y resulta patético escucharlo vociferar con el agua al cuello. Pero no está en esa situación porque el agua subió, está así, simplemente porque el hombre se hundió solito.

notas relacionadasFuente: Télam, 06.04.13

Read Full Post »

La vida a la intemperie

 

– –
Por Jorge Giles
– –
Carga sobre sus espaldas un infinito dolor por los muertos en La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires y por la gente que perdió su casa, sus fotos, su cocina, su televisor, sus libros, sus recuerdos.

Pero también carga con una indignación que corroe las entrañas por la feroz desidia de la gestión de Mauricio Macri y por todo lo que falta construir como país inclusivo.
“Yo se que ahora vendrán caras extrañas con su limosna de alivio a mi tormento” podrían susurrar miles de compatriotas en estas horas.
Y los funcionarios del gobierno del PRO son caras extrañas en este dolor colectivo.
Sabemos que la urgencia es una sola: ayudar, colaborar, mitigar, reparar, cobijar al prójimo. Sumarse a los pibes de La Cámpora que trabajan a destajo en los barrios más humildes, así como sumarse a los voluntarios de distintas fuerzas políticas y sociales que estuvieron allí donde manda la angustia del desamparo en circunstancias dramáticas como esta.
Y también sabemos que es aconsejable no hacer más olas, ni echar culpas a nadie, ni hay que “politizar” semejante drama.
Pero aun sabiéndolo nos negamos a calificar las causas como consecuencias directas de una catástrofe ambiental.
Hagamos algunas reflexiones, apenas desde el sentido común.
Lo ocurrido en La Plata puede ser considerada una tragedia ambiental por la caída literal del cielo en pocas horas. Pero si el Servicio Meteorológico Nacional advirtió un día antes que la lluvia caería sobre la Capital, ¿alguien podría sensatamente explicar porqué Macri no ordenó sacar a operarios, a funcionarios, a la policía metropolitana a limpiar las alcantarillas, los sumideros, las bocas de tormenta siempre tapadas de hojas y basuras?
Y si sabían con anticipación que llovería así ¿por qué no llamaron de inmediato a conferencia de prensa para alertar a la población y brindar instrucciones que ayuden a enfrentar el temporal? ¿O sólo saben hablar después de ocurrido el drama?
Si Macri sabía que esto podría suceder en cualquier momento ¿por qué se fue de vacaciones a Brasil? ¿Y porqué rompió la Avenida 9 de Julio sacando árboles y espacios verdes en una ciudad que necesita de ellos como esponjas de absorción ante la ausencia de obra pública durante toda su gestión?
Se dirá que es tarde para lágrimas y reproches. Pero nunca es tarde.
Por que las lluvias continuarán y el cambio climático llegó para quedarse.
Y porque habrá que pensar mejor a la hora de elegir gobernantes que piensen en la gente antes que en ellos mismos.
La imagen de la Presidenta recorriendo las calles inundadas de La Plata y la Ciudad es el único espejo válido.
Lo demás es espejismo. Y duelo.
04/04/2013Publicado en: El Argentino, jueves 4 de abril de 2013
Tomado de la Revista Ida y Vuelta – EDICIÓN Nº 215- AÑO VI –

Read Full Post »

Older Posts »